Usted está en: Libros / La reina Urraca I (1109-1126). La práctica del concepto de «imperium legionense» en la primera mitad del siglo XII

La reina Urraca I (1109-1126). La práctica del concepto de «imperium legionense» en la primera mitad del siglo XII

Ángel G. Gordo Molina, Diego Melo Carrasco

Colección: Corona de España
Materias: Historia
  • Edición en papel Formato: 15 x 21
    Páginas: 176
    Peso: 0.28 Kg
    ISBN: 978-84-17140-43-4
    Año: 2018
    22,00€
Esta obra nos obliga a retroceder en el tiempo nueve siglos y a colocarnos ante situaciones totalmente extraordinarias, pero con repercusiones que nos resultan mucho más próximas de lo que podíamos imaginarnos en principio. Ofrece un relato vital que trasciende las circunstancias personales de la reina Urraca I (León, 1081- Saldaña, 1126) para analizar la fijación y definición de conceptos relevantes, en torno a los cuales todavía se desarrollan debates importantes para la cultura occidental. Su biografía resulta extraordinaria sobre todo desde el momento en que heredó el trono tras el fallecimiento de su padre, Alfonso VI, el año 1109; era una mujer joven, pero viuda (aunque casada posteriormente con Alfonso I el Batallador, el enlace fue anulado por los prelados reunidos en el Concilio de Palencia del año 1114) y con un hijo. Que una mujer heredara un reino resultaba una circunstancia excepcional para esa época. Pero este libro no sólo contiene un relato vital muy interesante por la cantidad y variedad de los actores, apasionante también por los intereses que se dilucidaban; por debajo de todos esos acontecimientos, se puede advertir el desarrollo de estructuras de gran calado y duración tanto de tipo civil como eclesiástico.
Fue con habilidad diplomática, sentido de la estrategia y con una inteligencia que parece superior a la de alguno de los poderosos líderes coetáneos con lo que Urraca logró algo que debió sorprender a muchos de sus contemporáneos: consolidarse en el trono, mantener la auctoritas que tantos querían negarle y transmitir el trono a su hijo Alfonso VII, después de numerosos conflictos y avatares, con el Imperium que había heredado de su padre. Al análisis de la consolidación de este concepto, una tarea fundamental en el reinado de Urraca I, dedican los autores una parte fundamental de su esfuerzo.




Diego Melo Carrasco es licenciado y magister en Historia por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (Chile), además es doctor en Historia Medieval por la Universidad de Salamanca. Tiene como área de interés la historia medieval con énfasis en el estudio del islam clásico, al-Andalus y el Magreb. Es director de la Cátedra al-Andalus Magreb de la Facultad de Artes Liberales de la Universidad Adolfo Ibáñez y pertenece a la siguientes sociedades científicas y grupos de trabajo: Sociedad Chilena de Estudios Medievales, Sociedad Española de Estudios Medievales, Centro de Estudios Históricos de Granada y su Reino, Grupo de Investigación Sociedades Árabes, Islámicas y Cristianas de la Universidad de Jaén, Grupo de Investigación Estudios Árabes e Islámicos de la Universidad de Salamanca. Recientemente ha publicado Las alianzas y negociaciones del sultán y Compendio de cartas, tratados y noticias de paces y treguas entre Granada, Castilla y Aragón (siglos XIII-XV), ambas en Ediciones de la Universidad de Murcia.

Ángel G. Gordo Molina es licenciado en Historia por la Universidad Gabriela Mistral (Chile) y doctor en Historia Medieval por la Universidad de Salamanca. Su área de interés es la historia medieval hispana y, especialmente, el estudio y práctica del poder regio y del poder de la comunidad en el reino de León entre los siglos xi al xiii. Es académico del Departamento de Ciencias Históricas de la Universidad de Chile y pertenece a la Sociedad Chilena de Estudios Medievales, Sociedad Española de Estudios Medievales y a la Asociación Española de Investigación de Historia de las Mujeres.
Ambos han sido editores de La Edad Media peninsular. Aproximaciones y problemas (Ediciones Trea, 2017).