Usted está en: Libros / La conservación preventiva de las pinturas murales in situ y en su exposición

La conservación preventiva de las pinturas murales in situ y en su exposición

Pere Rovira

  • Edición en papel Formato: 15 x 21
    Páginas: 104
    Peso: 0.18 Kg
    ISBN: 978-84-9704-810-1
    Año: 2014

¿Qué es una pintura mural? Una pintura realizada directamente sobre el muro. Al parecer, una obviedad: una simple pregunta y una fácil respuesta. Pero, en el fondo, encierra la técnica artística y decorativa más antigua, la que ha sobrevivido más en el tiempo y que va asociada a la historia de la humanidad a través de sus construcciones. Una disciplina del arte integrada sobre todo en la arquitectura y que tiene múltiples derivaciones dependiendo de la época, el estilo, la técnica de ejecución, el muro y los materiales constitutivos, el edificio y su estado de conservación, y en algunos casos su desplazamiento del entorno original. Por todo ello, la pintura mural presenta múltiples condicionantes para su correcta conservación: la ubicación en el edificio (interior o exterior) o en el museo, si ha sido arrancada y transportada a un nuevo soporte o se encuentra in situ en su pared original, si está realizada al fresco o al temple, si está bien restaurada o simplemente repintada.

Por qué se deteriora una pintura mural arrancada o cómo conservar una pintura mural en el exterior de una iglesia son algunas de las múltiples preguntas esenciales a las que se pretende dar respuesta didáctica en esta obra, aportando el conocimiento y el análisis de los diferentes tipos de murales, de los agentes de deterioro y de las formas de alteración para su prevención. Un recorrido por el concepto, la forma y el entorno de la pintura mural.

Estructurado sobre la teoría y la praxis de la conservación preventiva, el libro está pensado para la formación de conservadores-restauradores, pero también para aquellos profesionales vinculados directa o indirectamente a la conservación del patrimonio histórico, sean arquitectos, arquitectos técnicos, arqueólogos, conservadores de museos o museólogos, historiadores del arte, analistas y científicos del patrimonio, profesores de bellas artes y artistas. Para toda aquella persona que se sienta atraída por el apasionante mundo de la pintura mural y su preservación.

Pere Rovira i Pons (Olot, 1965) es conservador-restaurador de bienes culturales, especializado en pintura mural y escultura integrada en la arquitectura. Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona en la especialidad de conservación-restauración (1988). Discípulo de Josep Maria Xarrié, inicia su carrera profesional en una de las primeras empresas catalanas dedicadas específicamente a la conservación-restauración de obras de arte, Erit´Art, scp (1989-1996). Fue conservador-restaurador del Museu d´Art de Girona (1990-1997), miembro del plan director de la catedral de Girona y técnico del Servei d'Atenció als Museus (SAM) del Departament de Cultura de la Generalitat de Cataluña (1996-2002).

Desde 2003 es responsable del área de pintura mural, escultura en piedra y de los elementos artísticos y decorativos integrados en la arquitectura del Centre de Restauració de Béns Mobles de Catalunya (CRBMC) de la Agí¨ncia Catalana del Patrimoni Cultural, y dirige su actividad por toda Cataluña siguiendo de cerca los proyectos en patrimonio arquitectónico. Realiza el curso de Proyectos y Presupuestos en Conservación-Restauración del Colegio de Bellas Artes de Cataluña y participa como profesor en el Máster de Restauración de Monumentos (MRM) de la Escuela Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC).

Ha participado directamente en el descubrimiento y la restauración de las pinturas románicas más importantes descubiertas en los últimos treinta años en Cataluña, como las de Sant Tomí s de Fluvií , Sant Serni de Baiasca, Sant Víctor de Dí²rria y Sant Vicení§ d´Estamariu. Sus proyectos más importantes son actualmente la conservación de la portalada románica de Ripoll, los claustros de Santes Creus, Poblet y Vallbona de les Monges, y la conservación de la pintura mural existente in situ en edificios románicos como los de Sant Climent de Taí¼ll, Sant Pere de Sorpe y Sant Pere de Roda, la cartuja de Escaladei y los yacimientos romanos del Museu d´Arqueologia de Catalunya (MAC).